7 0
Read Time:5 Minute, 4 Second

By DIVULGO|diagnóstico 20 Noviembre 2022

Las infecciones zoonóticas han ocurrido en los últimos tiempos con más relevancia, y el peligro para la sociedad actual que han supuesto, ha hecho tambalear los cimientos del estado del bienestar actual. La Viruela del Mono, o más conocida en estos últimos meses como Monkey Pox, es una enfermedad propia de los primates, similar a la viruela humana, pero menos peligrosa que ésta para los humanos. Su ratio de mortalidad está en torno al 1-10%.

Se tuvo conocimiento de ella por primera vez en 1958 en monos transportados desde África a Copenhague para uso en investigación. Es una enfermedad endémica de zonas específicas de África, donde se dan al menos varias centenas de casos anuales. Su hospedador natural son los monos Cynomolgus y Mulatta, pero también se ha encontrado en conejos, ratones, ardillas, lirones o cobayas. A pesar de ser una enfermedad propia del mono, se han encontrado diversos brotes en humanos en los últimos años, como el acaecido en EEUU en 2003, el de Bayelsa (Nigeria) en 2017 o los de Reino Unido e Israel en 2018.

Este último año 2022, se dio a conocer por un brote originado en humanos fuera de África y que ha afectado a más de 78 mil personas en todo el mundo y ha causado, hasta el momento, la muerte de más de 40 personas en distintas zonas geográficas repartidas por el planeta (Mapa brote de viruela del mono 2022|CDC).

Pero, ¿en qué consiste esta enfermedad? Está causada por el virus de la viruela del mono o monkeypox virus (MPXV). Este virus de entre 200-250 µm de longitud y de forma aproximadamente rectangular, tiene una cadena doble de ADN y pertenece al género Orthopoxvirus de la familia Poxviridae. Junto con el virus de la viruela mayor o virus de la viruela (el causante de la viruela (ya erradicada en 1980) en humanos), el virus de la viruela menor y el virus de la viruela bovina, constituye es una especie patogénica de Orthopoxvirus. Su periodo de incubación oscila entre 5 y 21 días y los síntomas pueden persistir hasta 5 semanas, aunque por lo general se resuelve por si misma en 14-21 días. Las principales manifestaciones clínicas de esta enfermedad zoonótica son un marcado edema facial y lesiones ulcerosas en las membranas de mucosas orales, así como dificultad respiratoria. Puede producir también fiebre, sarpullido, escalofríos, dolor de cabeza, letargo, anemia, linfadenopatías y mialgia, entre otros. Los principales órganos que se ven afectados son el músculo esquelético, la piel, las mucosas, bazo, anginas, médula ósea, nódulos linfáticos, testículos y ovarios y páncreas. El sarpullido pasa por distintas etapas: máculas (zona de la retina), pápulas (elevación de la piel sin líquido pero bien definido), vesículas y pústulas, y aparece principalmente en el tronco, aunque puede extenderse a las palmas de las manos y plantas de los pies.

Las vías de infección en humanos parecen ser por contacto con gotas respiratorias por vía aérea o por contacto con personas con fluidos corporales infectados. La manipulación de animales (vivos o muertos) contagiados también puede producir la infección en humanos. El perfil de persona contagiada es hombre (hasta un 75%) en el rango de edad entre 21-40 años, siendo por tanto la población fuera del programa de vacunación de la viruela (humana) los incluidos en esta franja de edad. Se ha comprobado que la vacunación frente a la viruela ofrece hasta un 85% de protección frente a la viruela del mono. Para evitar su contagio, se recomienda lavarse frecuentemente las manos, no compartir sábanas, habitación o utensilios de cocina, e incluso realizar aislamiento durante unas 6 semanas desde la exposición al virus. Además de evitar el contacto con animales enfermos e incluso la comida no bien cocinada (en zonas de riesgo).

Su patogénesis transcurre con una primera etapa de multiplicación local asociada a una respuesta inflamatoria. En una segunda etapa, se transporta el virus en la sangre hacia el bazo y las anginas, y a través de la linfa a los nódulos linfáticos. El virus se replica en estos tejidos rápidamente y por último se libera y se transporta a órganos terciarios como la piel, principalmente.

El diagnóstico en el laboratorio necesita preferentemente de muestras de lesiones cutáneas, como exudados, costras, bastoncillos o torundas con material de las vesículas, frotis orofaríngeos o nasofaríngeos (para realizar cultivos), y biopsias de la piel con vesículas. Pero, el diagnóstico definitivo en los laboratorios de referencia incluye la microscopía electrónica, cultivos e identificación molecular por PCR y secuenciación. Los test serológicos requieren de muestras seriadas de la fase aguda y la de convalecencia, con diferencia de 5 días para detectar IgM y de 8 días para detectar IgG. Con muestras de tejidos se puede realizar un análisis inmunohistoquímico e histológico y estudiar posibles lesiones de la dermis, así como un ensayo de inmunofluorescencia directa para detectar el virus.

No hay un tratamiento de la enfermedad específico hasta el momento, pero algunas alternativas basadas en fármacos antivirales se están aplicando para casos graves. La enfermedad a priori no compromete la vida, aunque pueden darse casos muy graves, y en general se resuelve por sí sola en 14-21 días.

References

  1. H. A. Wenner, C. B. (1969). Studies on the Pathogenesis of Monkey Pox. III. Histopathological Lesions and Sites of Immunofluorescence. Archiv f. Virusforschung, Bd. 27, pages: 179-197.
  2. Petersen, E., Kantele, A., Koopmans, M., Asogun, D., Yinka-Ogunleye, A., Ihekweazu, C., & Zumla, A. (2019). Human Monkeypox. Epidemiologic and Clinical Characteristics, Diagnosis, and Prevention. Infect Dis Clin N Am, 33 (2019) 1027–1043.
  3. Prier, J. E., & Sauer, R. M. (1960). A POX DISEASE OF MONKEYS. Annals New York Academy of Sciences, 951-959.
  4. Somma, S. A. (2019). A MATHEMATICAL MODEL OF MONKEY POX VIRUS TRANSMISSION DYNAMICS. Ife Journal of Science, vol. 21, no. 1 (2019).
  5. Wilbur P. McNulty, J. M., Walter C. Lobitz, J. M., Funan Hu, M., Cesar A. Maruffo, M., & S., a. A. (1968). Pox Disease in Monkeys Transmitted to Man. Clinical and Histological Features. Arch. Derm., Vol. 97- March, pages: 286-293.

About Post Author

DIVULGO diagnóstico

Con más de 20 años de experiencia en el desarrollo de técnicas de diagnóstico humano, hemos creado esta web con el objetivo de presentar y dar a conocer una recopilación de información, técnicas, métodos, actualidad y noticias sobre el mundo del diagnóstico humano o animal, que tan necesario se ha mostrado en los últimos años y lleva siéndolo desde hace muchos más. El objetivo es divulgar y llevar a todo el público que pueda estar interesado, información y curiosidades acerca del diagnóstico. Esperamos que lo disfrutéis y sobre todo que sea de utilidad.
Happy
Happy
100 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %
Previous post LABORATORIO CLÍNICO: INTRODUCCIÓN A LAS TÉCNICAS INMUNOLÓGICAS DE DIAGNÓSTICO CLÁSICO
Next post EL FUTURO DE LOS TEST DE DIAGNÓSTICO CLÍNICO: TENDENCIAS

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.